Primera entrada a Estados Unidos para la activación del visado: testimonio

Nuestro vuelo llegó a las 21h a Newark y, en cuanto salimos del avión, nos fuimos rapidamente hacia la cola de inmigración. Si todo iba bien, esta sería la última vez que hacíamos la cola de visitantes. Vimos la de ciudadanos de Estados Unidos y Canadá y poseedores de la green card, pero todavía nos tocaba ir a la otra.

La cola nos llevó una hora exacta y finalmente fuimos llamados a la ventanilla número 39. El agente que nos atendió se llamaba Alex y era un tipo alto, calvo y con barba. Muy serio, nos hizo un par de preguntas (¿Os mudáis al país? ¿Dónde váis a vivir?) mientras revisaba los pasaportes y escribía algunos códigos en el exterior de los sobres cerrados de la embajada de Madrid que nosotros mismos le habíamos entregado. Después nos tomó las huellas dactilares, nos hizo una foto (solamente a los adultos) y nos pidió que le siguiéramos a una sala en la que terminarían de procesarlo todo.

En dicha sala había unos cuatro o cinco agentes, que en ese momento estaban de cháchara porque no tenían a casi nadie esperando. Enseguida uno de ellos cogió nuestra documentación (sobres y pasaportes) y empezó a procesarlo todo. Desde una silla, contemplábamos sentados como abría cada uno de los sobres e iba introduciendo información en un ordenador. Llegados a este punto nada debería salir mal, pero uno siempre tiene dudas y teme que algo se termine torciendo.

Finalmente empezamos a escuchar el anhelado sonido del sello estampándose en nuestros pasaportes y ocupando al mismo tiempo la página libre y la parte superior del adhesivo del visado. Manualmente escribió en cada pasaporte el código del visado: DV1 para el principal, DV2 para el esposo beneficiario y DV3 para cada uno de los hijos. Ya está todo, bienvenidos.

Siguiente paso: buscar un taxi que nos llevara al hotel antes de poder hacer un poco de turismo por Nueva York. ¡Ya somos legalmente residentes en Estados Unidos!

One thought on “Primera entrada a Estados Unidos para la activación del visado: testimonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *