La Green Card se activa cuando entramos a Estados Unidos por primera vez con el visado pegado a nuestro pasaporte, y siempre que hayamos abonado la tasa de inmigración. Hay que dirigirse a un POE (Port of Entry) con dicho pasaporte y el sobre cerrado que nos enviaron desde la embajada. Muy importante: cuando digo cerrado es cerrado. Está totalmente prohibido abrirlo para ver qué hay dentro.

Los POE están tipicamente en los aeropuertos. Se puede consultar el listado completo en la web de US Customs and Border Protection.

Una vez en el POE nos dirigiremos a un agente de inmigración, al que entregaremos el pasaporte y el sobre. Este es el último paso del proceso, y a no ser que el agente encuentre una razón para negarnos la entrada sellará nuestro visado, activará la carta verde y nos dará la bienvenida a los Estados Unidos. ¡Ya seremos oficialmente residentes legales en el país!

Aunque a partir de ese momento ya seremos legalmente beneficiarios de una green card, el documento de plástico como tal no lo recibiremos hasta unas semanas después en la dirección que hayamos indicado. Mientras tanto, el visado del pasaporte realiza la misma función.

Aquí se puede leer un testimonio real sobre el proceso de activación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *